¿PAGAR PARA TOCAR? NO, PAGAR PARA SER ESCUCHADO.

¿PAGAR PARA TOCAR? NO, PAGAR PARA SER ESCUCHADO.

Por Kevin Dirienso Poter - @kevindpoter

Nunca creí que el mundo digital llegaría tan lejos. Jamás imagine que el nuevo “mercado” generado a través de streaming perpetraría en algo tan particular como el público oyente de una banda y/o artista. No lo creía posible, pero contra todo pronóstico, las necesidades de ser virales, han convertido a las reproducciones en un negocio.

Ojo, tal vez, esto es algo que ya sucedía y estoy quedando como Enrique el Antiguo, no lo sé. Pero el espanto que sentí al enterarme de que se puede comprar “público orgánico” para las reproducciones de YouTube, fue inmenso. Se supone que uno escucha lo que le gusta, lo que le recomiendan o simplemente lo que va llegando de manera natural a nuestros oídos… y ojos también en este caso. Pero es tal la necesidad de pegarla, que ya no importa quienes, ni de donde, lo importante es ese numerito que aparece en lo videos y que según el algoritmo va de la mano con el éxito. Dejo de importar si esta bueno o no, si tiene reproducciones, sirve y es un éxito. ¿A dónde iremos a parar? Quien sabe…

La cuestión es que se pueden comprar reproducciones. Sí, así como lo leíste. Si solo te escuchan tu mamá y tus amigxs, ya no más, pagando un cachet por Mercado Pago, te aseguras unas cuantas visualizaciones para empezar a ser alguien dentro del mundo de la música, o al menos eso te hacen creer. Para muchxs esto será un mero recurso, para otrxs, una aberración, una falta de respeto al arte mismo y una mancha que no se borra más. Yo voy pal segundo grupo.

No concibo el arte o al artista sin su pureza natural. Hagas lo que hagas y curtas el género que curtas, tenes que hacerlo con amor, pasión y sobre todo un respeto absoluto por tu música y por quienes te escuchan. Pagar para que te escuchen es como pagar para tocar, inconcebible en mayúsculas. A mi modo de ver las cosas, un ayudín como este no resulta efectivo, siempre y cuando, busques un público leal, fiel y propio. 6

Sin embargo, esta también la otra cara de la moneda y es ahí, donde mi opinión puede discernir. Que en este caso, toma esta posibilidad de una “red colaborativa” como un trampolín hacia un objetivo. ¿Está mal?, la realidad es que no, es un recurso, una ¿herramienta?, y dependerá de tu esencia o tu persona si te subís o no al tren.

En definitiva lo que te venden para pagar con tarjeta a través de mercado pago es una “red colaborativa” con “reproducciones reales de público en Argentina, Brasil, Colombia, Estados Unidos y Venezuela”. Toda esta tramoya es legal (hasta donde pude investigar) y funcionan con reproducciones “reales, ya que las mismas no tienen bajas”. El precio ronda los $500 cada 1000 reproducciones y para que el servicio sea contratado debes abonar y luego enviar el comprobante de pago junto con el link del video. Así de simple te haces viral.

Dentro de la plataforma de vídeos existe una manera de poder crear una lista de reproducción y compartirla con una “red de colaboradores” que aumentarán las visitas del contenido. No soy un experto en el tema y a modo de pre aviso, no realice el mejor de los trabajos de campo como para afirmar o refutar algo, pero si expreso en este texto, mi total asombro y mi completo desacuerdo con tal banalización del arte.

No soy necio y entiendo que tener vistas y reproducciones genera un movimiento importante y totalmente benefactor para cualquier artista, pero de verdad, pagar para que alguien vea tu contenido me parece absurdo y contraproducente para con la esencia misma de lo que hace cada cantante o banda. Y acá no discrimino género musical alguno, me parece no valido toques el género que toques.

Sinceramente no escribí esta nota para exponer a nadie en particular, ni “quemar” a nadie, ni tampoco es mi intención ofender a quienes hagan y/o se prendan a este tipo de “relaciones comerciales”, simplemente scroleando en mi Facebook ví, una publicación paga (publicidad) de un sello que se dedica a esto y me puse a escribir. Punto.

Tarde en subir esta nota, pensé antes de hacerlo y hasta dude un poco. Sin embargo mi radical postura acerca de lo que significa la música y la pureza que la envuelve sea el género que sea me lleva a no arrepentirme cuando afirmo que me parece una traición hacia los ideales mismos. El hecho de pagar para tener reproducciones me parece un negociado innecesario y lo defino como la viveza criolla en tiempos 2.0.

Y vos que pensás, ¿pagarías para que tu vídeo tenga reproducciones?